Belleza

Tu cuerpo físico es la manifestación de tu cuerpo espiritual, por eso no es extraño que la belleza pueda aflorar cuando el ser interior se encuentra en equilibrio.

Aprender a alcanzar y a mantener un estado de serenidad, de confianza en los demás y de amor por la vida te permitirá desprender esa armonía que apreciamos en lo externo como belleza.

Cuanto mayor es tu equilibrio emocional más real y profundo resulta tu atractivo a ojos de otras personas, pues de forma naturalmente biológica nos sentimos atraídos y queremos acercarnos a las personas que están sanas, cuya energía nos resulta beneficiosa.

Belleza, salud y felicidad pueden ser, en mi opinión, una sola y la misma cualidad.

Te invito pues a conquistar ese lugar de paz incondicional que existe desde siempre en tu interior, es
una maravilla disfrutar del intenso magnetismo que ello despierta a nuestro alrededor.